sábado, 29 de diciembre de 2012

Me marcho

Los días navideños están siendo como deben ser: tranquilos, con reuniones familiares, con algún que otro capricho gastronómico, siguiendo ciertas tradiciones, con muchas luces, algo de niebla, villancicos, recordando a quienes ya no están y sonriendo a los nuevos. En definitiva pequeñas cosas que te hacen grande o cuanto menos te ensanchan el corazón.

Ahora estamos muy cerca del fin (fin de año, que no fin del mundo ^^ ), y bueno, la gente en general se dedica a hacer algún que otro balance. Yo sencillamente diré que he tenido años mejores pero a su vez años peores. Y que estoy absolutamente preparada para lo que el 2013 me traiga con esta "mente fría" a la que le voy cogiendo el ritmo y que me ayuda a afrontar muchísimo mejor el día a día y a tener una actitud absoluta y radicalmente opuesta a la que tenía hace unas semanas. Y para los supersticiosos, decirles: ¿Ninguno de vosotros tiene 13 maravillosos primos? ¿Jamás habéis tenido 13 años? ¿Os han devuelto alguna vez 13 euros? Ahí queda eso...

Y retomando un poco lo de "mente fría", os comentaré que gracias a ella también me marcho. Sí, me marcho. Pero noooooo. Tranquilossssssss. No abandono el blog.

Normalmente para "Nochevieja", solemos juntarnos en casa de algún amig@, cenar, tomar la uvas y luego tomar unas copitas mientras compartimos algún juego o le damos al karaoke. Pero siempre aquí, en mi pueblo, probablemente limitándome muchísimo más de lo que realmente estoy limitada, escondida tras un miedo absurdo que me encierra en el que siempre he considerado mi "refugio", pero que sin embargo ahora veo que en ocasiones no ha sido mas que una triste cárcel construida por mí misma.

Así que esta Nochevieja va a ser diferente porque mañana domingo bien temprano parto rumbo a la Capital Condal con unos amigos y donde estaremos instalados hasta el día 2 en el adorable hogar de mi "amor platónico". Hace al menos año y medio que no viajo (bueno, si aquello se consideraron viajes ya que eran de trabajo y fugaces!!!), así que creo que es el momento ideal y... ¿Qué narices? ¡Me lo merezco!

Disfrutaré en la medida de lo posible de la Navidad en Barcelona y por supuestísimo aprovecharé al máximo la compañía de mis amigos. ¡Estoy ansiosa!

Así que desde aquí no puedo hacer otra cosa que desearos una feliz salida y entrada de año a tod@s. Yo no gozo de buena salud, ni tengo trabajo (lo que conlleva cierta inestabilidad económica), ni tengo amor (aunque ahora mismo con el de mi familia y mis verdaderos amigos me sobra), pero en correlación a lo que decía en mi anterior post: ¡Que siga la fiesta!

Yo os cuento a la vuelta. Mientras tanto os dejo esta canción resaltando la frase que dice: "y a ver si espabilamos los que estamos vivos".

¡Feliz 2013!

Un abrazo.



PD: Desde aquí me gustaría mandar muchos ánimos a mi amiga Elba, que está pasando un momento un tanto delicado y que a pesar de no ser bloguera, siempre intenta sacar algún que otro rato de vez en cuando para leerme.



lunes, 24 de diciembre de 2012

¡FeLiZ NaViDaD!

Hola.

Hoy voy a dejarme de rollos e iré al grano.

Sencillamente quería desear a todos l@s bloguer@s que pasan por aquí una estupenda y FELIZ NAVIDAD. Deseo que la disfrutéis con aquellas personas que elijáis!

Y en especial dedico este post a "Miotrawoman", "Winnie", "Rojo Merlin", "Butterflied" y a "True", que aunque anda últimamente algo perdida sé que está ahí como todos los que he nombrado.

¡Que empiece la fiesta!

Aquí os dejo mi villancico favorito.

Mil abrazos.




viernes, 21 de diciembre de 2012

¡Cambio de chip!


He decidido cambiar el chip. O al menos intentarlo. Por mi bien. Por el de las personas que me rodean. Y llevo unos días llevándolo a cabo y mantendiéndolo. No sé si durará unas horas más, unos días, unos meses, o un tiempo largo e indefinido. En cualquiera de los casos al menos podré decir que lo he intentado.

He cambiado ciertos hábitos y sobre todo ciertos pensamientos que me perjudicaban. Y cuesta, porque hay cosas que sólo las pesonas que las experimentan pueden llegar a comprenderme.

Soy humana. Tiendo más a la debilidad que a la fortaleza, al pesimismo que al optimismo, a las lágrimas que a las sonrisas, a la soledad que a la compañía, al miedo que a la valentía, al nerviosismo que a la tranquilidad, a la guerra interior que a la paz exterior.

Llevo demasiado tiempo con la sensación/ganas de meterme en la cama, decir: "hasta aquí he llegado" y olvidarme de todo y pasar días y días allí como una completa cobarde.

Pero no. Eso no. Probablemente tenga mis "altibajos" (verdaderamente estoy en una situación que parece la peor de mis pesadillas), sin embargo, no voy a darme por vencida. No tengo los dientes perfectos, ni las uñas ideales pero pienso luchar con ellas hasta que no pueda más.

Además, y ya dejando de "hacerme la prota", en algunos casos por suerte y en otros por desgracia hay gente que me necesita.

Suerte con la lotería (yo he comprado un número feísimo acabado en "00" pero eso, con la intención de intentar empezar de cero).

¡Feliz fin de semana a tod@s!

PD- ¡Qué bien pasear agarrada al brazo de mi madre viendo escaparates! ¡Qué estupendo invitarla a un buen café y charlar en plan cómplice! ¡Por muchos años!





martes, 18 de diciembre de 2012

Cuidado con los miedos


Sé que estamos casi inmersos en plena Navidad. Que es época de luces, de reencuentros, de reuniones con familia y/o amigos entorno a una mesa repleta de recetas heredadas, de recuerdos por lo vivido, de vivir nuevas experiencias, de regalos, de sonrisas, de frío, de estufas, de abrigos, de champagne, de turrón, de villancicos y... a veces por desgracia, también un poco de escaparate.

Y mientras tanto yo me encuentro en una situación complicada, complicadísima. Una situación en la que jamás me ví, pero que hay que afrontar o al menos intentarlo. Y me da igual que sea Navidad, que Semana Santa, que mi cumpleaños, que el fin del mundo... La vida, a veces para bien, a veces para mal sigue su curso, sin tener en cuenta el calendario y mucho menos la hora.

Y dentro de lo MALO, a veces me quito este egoísmo y pienso que hay gente aún peor que yo. Personas sentenciadas sin elección, sin oportunidades, ya casi sin derechos, sin apenas vida...

Y no queda otra que agarrarse a un clavo ardiendo. Porque no me esperaba ésto. Porque no me lo merezco. Pero a la vez porque lo he de superar.

Así que ando en busca y captura de un/una "batablanca" que consiga ayudarme con lo mío antes de meterme en "camisas de once varas" antes de que acabe el año.

Ese sería mi regalo. Y ya no de estas Navidades, sino de las que me queden de vida.

Mientras tanto reconozco que tenco miedo, mucho MIEDO. Aunque de momento por suerte, esos miedos no me roban los sueños (tengo mil cuatrocientas treinta y cinco cosas por hacer), pero lo cierto es que sí que me quita el sueño.







martes, 11 de diciembre de 2012

¡Qué GRANDE es tener GRANDÍSIMOS amigos!

Sigo estando "floja" física y como consecuencia piscológicamente. Sin embargo, teniendo en cuenta las fechas en las que estamos inmers@as mi nivel de sociabilidad ha aumentado. Unas veces con más ganas, otras veces con menos, he compartido ciertas veladas con gente importante o prácticamente esencial en mi vida. He sacado fuerzas de donde creía que no las tenía (unas fuerzas que nada tiene que ver con situaciones como sentirme incómoda con gente de mi entorno, sino conmigo misma) y me he apuntado a varias citas en las que mi presencia (los que me conocen saben cómo estoy y por lo que estoy pasando), ha sido a la vez que inesperada muy valorada.

Reunión cálida con los amigos de la universidad refugiándonos de los 0,5 grados de temperatura en el exterior de ese pueblo. Comida con la pandi de toda la vida en la que degustamos un magnífico arroz al horno pero blanco (se olvidó poner colorante).Comida familiar con los bailes, las risas y las provocaciones de mi súper sobri. Cena en casa de comida rápida (chino) con colegas donde por un lado nos rebajaron 8 euros del pedido por reprocharles que su publicidad era "engañosa" ya que no indicaban que los precios iban sin IVA (tenemos un morro que tela, a pesar de tener más razón que unos santos) y alucinando que la entrega a domicilio (abrí yo la puerta), la hizo un señor con traje y un abrigo largo súper elegante...

Y sin embargo, hoy estoy rota de dolor. Y es que me han dicho claramente que en el caso que a raíz de mi enfermedad, si las secuelas que sigo teniendo no mejoran de manera natural, tendría que someterme a una operación quirúrjica que sinceramente, desconozco o poco sé de ella pero que... ACOJONA. Lo cierto es que jamás pensé verme en esta situación. En cualquier caso, aunque hoy esté deslizándome por los suelos, mañana será otro día y... tiempo al tiempo.

Pero la verdad es que ésto "enturbia" en cierta manera las casi llegadas Navidades. Menos mal que siempre hay algo o alguien que te ayuda a dar algo de nitidez a tus días, a tus sensaciones, a dar un enfoque diferente al que tú tienes. Es el caso de mi "amor platónico", que éste puente estuvo por aquí y me trajo desde Barna este arbolito navideño que aparece en la foto.

¡Que GRANDE es tener GRANDÍSIMOS amigos!








sábado, 1 de diciembre de 2012

Último mes del año...

Continúo algo ralentizada física y psicológicamente. Pese a ello, sé quién soy, dónde me encuentro y qué día es...

¡Qué rápido pasa el tiempo!

¡Qué poco lo sabemos aprovechar!

Pasamos de nuevo página en el almanaque...

¡Adiós noviembre!

¡Hola diciembre!

Último mes del año...

Treinta y un día por delante (si los mayas lo permiten).

Parece que estemos a un "tris" de terminar el 2012.

Sin embargo es tiempo suficiente para que gente nos deje.

También lo es para dar la bienvenida a nuevas y pequeñas vidas.

Para que un empresario/a de máxima reputación pierda de repente todo (dinero y prestigio).

Para que un obrero/a en paro y con familia a su cargo le toque el "Gordo de Navidad".

Para que una mujer siga padeciendo violencia de género.

Para que cualquier mujer maltratada se decida a denunciar al fin.

Para que cualquier persona se introduzca en el duro mundo de las drogas.

Para que algún que otro toxicómano consiga rehabilitarse.

Para que la justicia vuelva a ser injusta.

Para que lo injusto sea bien juzgado.

Para que un matrimonio se destruya después de 45 años.

Para que cualquier niño o niña descubra el amor.

Para dar el último beso.

Para dar el primero.

Para recordar.

Para olvidar.

Para decepcionarse.

Para ilusionarse.

Para soñar.

Para vivir una auténtica realidad.

Aunque parezca mentira dá tiempo a todo ésto y mucho más.

Todo es posible.

Nos queda TODO diciembre...

Y cuando se termine, quien tenga que comprar un nuevo calendario es porque cuanto menos, tiene la oportunidad de vivir un mes más en un nuevo año.

Y para entonces deseo "veros" a todos/as por aquí.

Os dejo ésto como banda sonora...

¡Feliz diciembre!


























viernes, 23 de noviembre de 2012

¿Adulta tonta animada por niña lista?


Llevo una temporada, quizá unas cuantas semanas largas sintiéndome algo mal tanto física como psicológicamente. Por decirlo de alguna manera con la intención de que lleguéis a comprenderme, es como si me faltasen pilas, energía. Me siento cansada a todas horas, tengo muchísimo más sueño de lo normal y sin embargo duermo peor. Y lo llevo achacando que si al tiempo (que si hoy hace un sol espléndido, mañana está nublado y pasado cae una tormenta de aúpa), o a alguna especie de virus de éstos que corren de unos a otros en esta época del año sin piedad y nos hace tener mal cuerpo, o quizá no sé, simple enfiriamiento...

Cualquier persona que esté leyendo ésto ahora y tenga dos dedos de frente hará uso de la lógica y se preguntará: ¿y por qué no vas al médico, chiquilla?

Pero lo cierto es que hace menos de un mes, me sometí a una analítica absolutamente completa debido a las revisiones rutinarias que voy teniendo con respecto a mi enfermedad. La verdad es que para estar como estoy, puedo decir que a rasgos generales estoy sana sanota. Sin embargo, de repente y sin avisar, ha aparecido algo en la analítica alterado,  algo sospechoso, que en el caso de confirmarse, será un diagnóstico de una nueva enfermedad, que no es grave pero si se junta con lo que ya de por sí tengo encima puede ser cuanto menos respetable, porque sería algo que en lugar de ayudarme me perjudicaría más.

Y quizá mis síntomas físicos son debido a ello, y probablemente mis desánimos vienen dados por esa incomodidad causada por esas distorsiones físicas. No sé, supongo que es como el pez que se muerde la cola.

La verdad es que tal y como os he comentado, estoy tan súmamente desganada que he hecho últimamente muy pocas cosas.

- Escribir más a menudo en el blog porque me sirve de terapia, y si de paso me encuentro con algún que otro comentario pues entonces ya ni os cuento lo fructífero que resulta para mí.

- Retomando mis tiempos de "cocinera dicharachera", hace un par de domingos cociné este pastel (ver foto superior) de berenjena con queso, jamón york y mermelada de tomate. Yo sólo probé un bocadito. Estaba de muerte, pero lo repartí entre la familia, y bueno, a su vez maté algo de tiempo muerto.

- Por supuesto sigo creando una buena marca de mi silueta en el sofá.

- Me he hecho más experta (aún si cabe) en temas del corazón. Por cierto Belén Esteban reaparece en teoría el vierne 30 en el Deluxe tras unos meses apartada de la televisión.

- He empezado a ver las típicas pelis de sobremesa que suelen echar los fines de semana, pero que han empezado a poner algunas noches en el canal "Divinity" donde todas comparten la misma temática: la Navidad.

- El sábado asistí a una cena de chicas. Una cena con mis chicas (mis amigas). Celebramos el cumple de una de ellas, y con esfuerzo, mucho esfuerzo acudí a la cita. Como siempre a última hora estuve a punto de decir que no, pero finalmente fui valiente. Un chinito y una copita en un pub. Y aunque al día siguiente parecía como si un camión me hubiese pasado por encima, mereció la pena.

Pero probablemente lo más sencillo y a su vez más bonito que me ha ocurrido en éstas últimas semanas tiene que ver con mi sobrina.

Imaginaos la escena. Mi padre, mi madre y yo sentados en un banco del parque. Ella frente a nosotros en su carrito. Yo más seria de lo normal. Estando allí pero sin estar. Queriéndola como la quiero pero sin decírselo. Ajena inconscientemente a las canciones que cantaban, a lo guapa que iba, a disfrutar de la pequeña de la familia.

Y no sé si fue coincidencia o instinto. Pero llegado un momento, la niña no paraba de fijar su preciosa mirada en mí, única y exclusivamente en mí, ignorando también el resto de su alrededor. Me sonreía y de vez en cuando conseguía hacerme sonreír a mí. Pero se ve que le pareció poco, así que la muy granuja, manteniendo esa mirada fija decidió provocarme. Y lo hizo soltando una carcajada directísima a mí. La primera vez me hizo algo de "gracilla", pero la condenada (con 10 mesecitos que tiene), siguió insistiendo en su propósito hasta que consiguió y además sin ningún tipo de sobreactuación por mi parte, que me diese un ataque de risa. Y contra más me descojonaba, más lo hacía ella, y así y así y así una y otra vez hasta que la cita terminó.

¿Creéis que niños tan pequeños pueden sentir la tristeza o la alegría de una pesona cercana? En cualquier caso, aunque la respuesta fuese que no, la coincidencia de esa provocación hacia mí me alegró al menos por unas horas. Pero me quedé flipada, eso es lo cierto.

¡Feliz viernes!








lunes, 19 de noviembre de 2012

Mi "outing" particular II

Y después de un pequeño paréntesis gracias al juego al que Tomae y Marina nos invitaron con la imagen de "Bang", continúo con la historia que dejé a medias hace unos días sobre mi "outing" familiar.

Tras la llamada telefónica mi hermano y pese a ser tarde y de noche se presentó en casa de mis padres en cuestión de tres minutos. Lo cierto es que intentó "mediar" con mi padre, pero no hubo manera alguna, ya que a parte de que éste estuviese encerrado en su habitación también estaba encerrado en sí mismo. Así que lo dejamos tranquilo.

Sólo pudimos llevar una conversación a tres. Ya sentados en el salón, mi madre, mi hermano y yo, hablamos, hablamos y hablamos. La cara de disgusto de mi madre era patente, sin embargo no paró de repetir en ningún momento que ella me apoyaría en todo, y que no me preocupase por mi padre que ya se encargaría ella de él. Por supuesto, también aproveché ese momento de reunión familiar para decir que además tenía una relación con una chica (matando dos pájaros de un tiro).

Dadas las altas horas de la madrugada, cada mochuelo volvió a su olivo. Mi hermano con su mujer, yo a mi casa (estaba deseando llamar a mi ex y contarle), y mi madre se quedó con mi padre.

Mi psicóloga me había advertido que si se daba el caso de alguna reacción mala, fuese fuerte y yo siguiese con mi vida cotidiana, con mis cosas, para intentar dar normalidad al asunto. Así que al día siguiente, (que tenía clase de Máster por la tarde), antes de irme, volví a pasarme por casa de mis padres.

Resultó bastante hiriente sentir cómo cuando mis llaves abrían esa puerta, mi padre que estaba por el salón o cocina corrió todo lo que pudo y más para volver a encerrarse en su cuarto y no verme. Pero aún así subí.

Hablé con mi madre. Me dijo que mi padre estaba muy, pero que muy mal. Que se había tirado toda la mañana sentado en el sofá, con una foto mía delante, como guardando luto (y es que aunque parezca mentira hay padres que necesitan pasar por esa fase...) Por suerte, mi madre seguía en la misma posición: apoyándome.

Total, al final sin ver a mi padre, salí de su casa con intención de seguir lo aconsejado por la psicóloga (hacer vida normal) y por tanto dirigirme a las clases de Máster que me eperaban. Pero cuando salí, y empecé a caminar por la calle, oí el sonido de la ventana de la habitación de mis padres abriéndose. Deduje que era mi padre. Con las gafas de sol para esconder mis lágrimas, sin tan siquiera girarme, continué caminando cabizbaja. Era lo que me tocaba hacer.

Aquella tarde de Máster se me hizo eterna. Tan eterna que fui incapaz de acabarla entera. Me salté las dos últimas clases. Me vine a casa y me tumbé en el sofá. De repente recibo una llamada de mi cuñada que si estaba en casa, le digo que sí y me dice que viene a verme, y cuando suena el ring de la puerta, veo por el videoporta, que entra mi cuñaday a continuación mi madre! ¿Pero qué es esto???

No habían quedado ni nada. Ambas habían coincidido por casualidad. Mi cuñada había venido simlemente a visitarme y hablar conmigo y mi madre había venido de parte de mi padre para decirme que quería verme.

Así que las tres "marías" nos fuimos a casa de mis padres. La tensión se mascaba desde cualquier lado de la casa. Y bueno, una vez allí, mi padre al fín bajó de su habitación, me miró llorando a los ojos y se abrazó a mí como jamás nunca se había abrazado. Era como un niño que no dejaba de repetir "mi niña", "mi niña", como si alguien se la hubiese arrebatado. Pero sin embargo yo seguía ahí, y era la misma que ayer, que ateayer y que el mes pasado.

A partir de ahí, sobre todo recuerdo que me dijo que él no entendía que dos mujeres pudiesen estar juntas, y  que no lo aceptaba, pero que me quería mucho.

Los días posteriores fueron algo raros, pero aunque se le seguía viendo triste, ya no huía de mí y poco a poco con un poco de tiempo incluso en determinados momentos llegó a mencionar el nombre de mi pareja por aquél entonces, o a llevarme en su coche a la estación sabiendo que me iba a dejar en brazos de ella, e incluso, es nuestro último San Valentín, nos preparó algo de picoteo y nos compró una tarta en forma de corazón para que disfrutásemos de esa noche en mi casa. Y por supuesto, también me apoyó cuando esa relación terminó.

Así que creo que pese  todo, es una de las decisiones más importantes y mejor tomadas a lo largo de mi vida.

Hay gente que no necesita decirlo y es tan feliz. Es una forma de vida, una opción más que sólo cada persona sabe si debe/quiere hacerlo o no. Yo jamás antes me lo había planteado, pero cuando algo toca temas de salud, cuando algo así llega a hacerte sentir mal inclusive físicamente con temas de ansiedad y demás, esa es la salida correcta. La salida del armario ideal, le pese a quien le pese. Porque nadie tiene que sufirir por algo tan normal como ésto. No merece la pena.

Y esto es todo amig@s!

¡Feliz lunes!











jueves, 15 de noviembre de 2012

Alegórico disparo


La enfermedad es como la ruleta rusa. Aquí todos estamos expuestos. Es el azar quien decide el blanco paradójicamente de un instante oscuro, en un espacio hueco donde el único fin es sobrevivir al vacío del miedo al sentir en la sien la fría muerte. Yo pienso ganar. Lo sé.   

martes, 13 de noviembre de 2012

Mi "outing" particular (Hoy, 3 años)


A eso de los 18 años me confirmé a mí misma cuál era (y es) mi  auténtica orientación sexual. Supongo que para algunas parecerá una edad tardía o al contrario, para otras resultará una edad temprana. Pero... ¿Qué más da que este hecho se produzca antes o después? Lo importante es que se dé y así ser consciente de quién y cómo es una realmente, que a veces resulta un tanto complicado.

A partir de ese momento, empecé a tomar contacto con las chicas: mis enamoramientos platónicos, mis rollitos, alguna que otra relación más o menos seria (aunque por circusntancias de la vida fuesen a distancia...).

En cualquier caso, a partir de ahí yo vivía a gusto conmigo misma, disfrutando de esas nuevas experiencias, orgullosa de ser lesbiana, sí, lesbiana, lesbianísima, y sin tener que dar ningún tipo de explicación a nadie, ni a mis amigos ya que ellos en verdad han ido siendo testigos absolutamente directos de mi "autoreconocimiento", de mis gustos y de mis relaciones durante el tiempo. Jamás he necesitado hablar con ellos. Siempre he actuado delante de ellos sin esconderme conforme yo misma iba avanzando. Y ellos siempre me han mostrado (también sin palabras), su apoyo, su absoluta aceptación y lo que es mejor: el mayor de los respetos siempre. Yo iba a mi bola y nada con respecto a este aspecto me preocupaba.

Lo malo o lo bueno (según se mire), vino a raíz de mi última relación. Sin duda alguna la relación más estable de las que he tenido (más que nada porque ahí no existían distancias, vivíamos a 20 minutos la una de la otra), y bueno... porque a parte de que ha sido a la persona que más he querido, a su vez (y lo más complejo) es que ha sido la persona que más me quiso. Eso se nota...

El caso es que tras más o menos al año de seguir manteniendo esta relación, cada día más estable, cada vez más idílica, con mis idas y venidas, con mis miles de mentiras piadosas hacia mi familia (por aquél entonces aún vivía en el nido) para estar más con mi ex y poder hacer más cosas juntas, ocurrió sin más algo supongo lógico.

Y es que de repente, empecé a sentir la necesidad de contarles a mis padres quién era yo realmente y qué tipo de futuro sentimental deseaba. Poco a poco, esa necesidad (que intentaba dejar pasar), se iba convirtiendo en un arma de doble filo. Ese sentimiento, esa sensación, cada día, cada minuto y cada segundo me ahogaba y me calcomía por dentro. Tenía mucho miedo, muchísimo. Más que nada porque no tenía ni idea cuál iba a ser su reacción si lo hacía.

Y al hilo de todo ésto, en un momento de no poder más no hice otra cosa que buscar ayuda. Así que un día, senté a mi hermano y a mi cuñada y se lo confesé (tampoco lo sabían). Entre sorprendidos y orgullosos me recomendaron decírselo a mis padres, no sin antes prepararme previamente con una psicóloga ya que ya había empezado a sufrir varias crisis de ansiedad.

Y seguí su consejos. Estuve varios y largos meses preparándome con la ayuda de Teresa, mi estupenda psicóloga para dar el paso. Ella siempre me decía que me programase una fecha concreta para hacerlo, la decidía pero luego siempre era incapaz de cumplirlo. También hacíamos algo de "arte escénico", ella simulaba ser mi madre y yo se lo contaba. Además (y probablemente lo más importante), me preparó en el sentido de cómo actuar tanto para una reacción buena, como para una mala.

Así que un noche, no sé porqué, ni cómo, estando en la cocina recogiendo la mesa de la cena (mi padre ya se había ido al salón a ver la tele), me pusé a llorar y le dije a mi madre: "me gustan las chicas".

Temblorosa completamente, no esperaba esa gran actitud de mi madre, que llorando también, me dijo "seas como seas siempre voy a estar aquí, hija".

Y mientras nos abrazábamos las dos, irrumpió mi padre en la cocina al oler que algo pasaba. Al verlo, mi madre la pobre, sólo supo decir: "no pasa nada, no pasa nada, es sólo que le gustan las chicas".

Jamás había visto antes explotar a mi padre con ese llanto sublime, despotricar, darse la vuelta sin decirme directamente nada y escuchar cómo subía a pasos agigantados las escaleras que le llevaban a su habitación, a la que para más inri, le pegó un buen portazo.

Visto el panorama, cogí el móvil, llamé a mi hermano y le dije: "ven para acá porfi, ya se lo he dicho".

(Y el siguiente capítulo lo haré en el siguiente post, hoy lo he empezado más que nada porque casualmente hace tres años de mi salida del armario para mis padres).










domingo, 11 de noviembre de 2012

"Donde habita el amor"

¡Estoy realmente indignada! ¡Esto ya es un cachondeo! ¡En serio! En cuestión de unos cuantos meses me ha pasado exactamente lo mismo con esta película.

Para quienes no la conozcáis, es un film sobre una pareja de mujeres, donde el tema lésbico aparece en un segundo plano ya que el tema principal es otro. Independientemente de eso, se puede ver claramente esa relación homosexual, sus vínculos, sus miedos y su vida cotidiana de manera explícita (sin escenas de sexo, eso sí).

¿Pero qué ocurre? Es una peli que jamás me he bajado de Internet, ni copiado de algún o alguna amiga, ni que haya alquilado en el videoclub.

Es un film que siempre veo "anunciado" en televisión (además siempre en Antena 3) y que de una manera u otra, mi  "amor" por el entretenimiento televisivo  me lleva a ella.

Pues bien. Si en unos meses he intentado visionarla alrededor de tres veces, el "chasco" ha sido de "triple".

Y es que siempre que lo intento, coincide con la última franja horaria de la noche, como preámbulo (antes del horóscopo y los programas estos absurdos de palabras donde te sacan las "perras" a través de un teléfono),  y bueno, ahora (como "antesala" de programas tipo "Premier Casino" que están más de moda).

El caso es que hoy, Antena 3 (como otras veces), ha colado en su parrilla de programación una peli que empezaba a las 01:30 horas y donde la emisión duraba hasta las 02.30 horas.

Así que es sencillo, o esa peli dura justo y exactamente 60 minutos, o dada la parrilla (y la importancia que le dan a los concursos de la madrugada), hacen un "tijeretazo de aquí", "otro de allá" y acabando con un final cuanto menos "dudoso" del film teniendo en cuenta sus 100 minutos reales de duración.

Y eso es lo que han hecho hoy. Y eso es lo que hicieron la vez anterior que me puse a verla. Y la "anteterior"...

Y aunque no sea la peli de mis sueños, me parece lamentable que hagan siempre lo mismo y además casualmente con la misma. Entiendo los tiempos televisivos. ¿Pero qué pasa? ¿Ya tienen recortado este film para que dure justamente una hora y rellenar siempre y cuando sea necesario espacíos vacíos de programación?

¡Coñe! ¡Si es así al menos que tengan otras preparadas, que esto ya da el cantazo!

Como dice una amiga mía: " a tomar por cleta la biciculo" :p

¡Feliz domingo!






sábado, 10 de noviembre de 2012

Una lesbiana llevando una vida heterosexual

Soy chica. Soy lesbiana. Lesbiana de nacimiento. Adoro a las mujeres y todo lo que acontece a su alrededor. Soy lesbiana fuera del armario para mis amig@s , mi hermano, mi cuñada, mis padres y alguna que otra persona más, con la que por una cosa u otra en algún momento de mi vida he tenido o tengo alguna especie de contacto. Soy lesbiana con orgullo. Si volviese a nacer desearía ser lesbiana de nuevo.

Y sin embargo mi mundo, mi vida y mi sociabilidad más directa es total y absolutamente hetero.

¿Por qué? (hay gente que me lo pregunta).

No sé. Supongo que nunca me ha gustado el "mundillo del ambiente" (al menos en el sentido de ligar). Lo veo frío, oscuro y superficial. Una cosa es que vayas a pasarlo bien, pero otras es ir con otras intenciones o dejar que alguien en cualquier local se te acerque con propósitos de ese tipo. No digo que sea malo, sólo admito que no va conmigo.

Resulta curioso, pero cuando más he salido por el ambiente ha coincidido en el periodo durante el cual estuve con mi última pareja estable. De hecho íbamos muchos viernes, la mayoría de sábados, y cualquier festividad tipo Nochevieja. Ahí sí me sentía a gusto, en mi salsa, supongo que sencillamente por el mero hecho de ir a disfrutar con mi chica. Pero sin novia, pocas veces.

Y debido a esa falta de "asistencia" a garitos de ete tipo, mis relaciones han surgido siempre a través de Internet. Y por mucho que digan... ¡Tampoco me ha salido tan tan tan mal!

Así que podría afirmar que llevo una vida aparentemente heterosexual. Hago planes y salgo con mi pandilla de toda la vida, con mi grupito de la uni, y con personas sueltas como ex compañeros de trabajo.

Eso no quiere decir que en mi particular mundo "normal" (como dirían algun@s), entre la gente que conozco, hayan gays, lesbianas e incluso parejas, pero siempre l@s he conocido por casualidad, por cuestiones ajenas al ambiente. De hecho, primero l@s he conocido y después he sabido de su orientación sexual.

Pero yo soy feliz. Porque aunque lleve este tipo de vida, las personas con las que me relaciono saben perfectamente quién y cómo soy. Y no sólo me aceptan, sino que me apoyan. Y cuando tengo una pareja es bienvenida en cualquier lugar, en toda circunstancia y en cada uno de los planes.

Y yo creo, que mientras yo me sienta bien, y los de mi alrededor me ayuden a eso, francamente... ¡No puedo pedir más!

¿Cómo es vuestra vida?








miércoles, 7 de noviembre de 2012

El matrimonio homosexual es constitucional


¡Al fin una buena noticia en España! Y a su vez un esparadrapo constitucional en toda la boca del "señor" Rajoy y compañía. Para que ellos mismos aprendan la lección. Porque si realmente hay algo "inconstitucional" es intentar corromper los derechos y libertades de los cuidadanos, en este caso en concreto, referente a la orientación sexual de las personas de ete país.

Supongo que a estas horas seguirán las múltiples celebraciones en diferentes partes del país (he sido testiga directa a través de fotos que mis amigos han colgado en Facebook)  por parte de colectivos a la par que en casos individuales ante la decisión del Tribunal Constitucional, que sin duda alguna, y a pesar de las trabas de los Putos Peperos, han hecho caso omiso al recurso del actual gobierno y han decidido validar (la ley ya llevada acabo durante la legislarura de Zapatero), no sólo sobre el matriminio entre personas del mismo sexo, sino también respecto a la adopción de niños como  cualquier pareja heterosexual. También supongo que a estas horas, personas como Ana Botella, estarán entretenid@s indagando en cómo mezclar peras con manzanas, o manzanas con peras. ¿Pero sabéis una cosa? Me la trae "al pairo" que su puzzle fructifóbico no le encaje. Porque ya tenemos demasiados matrimonios en el país que deberían ser anticonstuticionales, como es el caso de Ciscar y Blasco, Pedro J y Ágata, Mariló Montero y Carlos Herrera, etc, etc, etc.

Lo que realmente me parece importante, es que hoy, ha sido, es y será un momento histórico, que creo se ha conseguido a base de mucho esfuerzo, mucha constancia, y sobre todo gracias al "par" de huevos/ovarios de millones de personas que son gays o lesbianas y que sencillamente han luchado por un derecho que por suerte, ya es real y esperemos sea eterno.

Yo no sé si algún día me casaré o no. Todo depende de la persona con la que esté. Si le hace ilusión será que sí, si no, pues será que no. Pero independientemente de eso, lo realmente interesante es que ahora SÍ podemos elegir con plena tranquilidad siendo sobreguardadas por la ley. Como los heteros. Como las personas...

¡Venga! Todas esas parejitas a pedir fecha de boda :p












martes, 6 de noviembre de 2012

¿Cómo podemos medir la temperatura anímica?

Aquí estoy una vez más. Bajo la oscuridad y el silencio de la noche. Una noche en la que no hay sombras, ya que el colapso de nubes en el cielo de mi ciudad impide y a su vez esconde esa luz mágica de las estrellas y esa luna que no sé si será, creciente, llena o menguante. (Quizá estén haciendo cola en la farmacia de guardia (debido a la huelga) para buscar cómo derramar su lluvia...

Y aquí sigo. Con unas pocas décimas de fiebre. No sé con certeza si se trata de un "virus" que llevo arrastrando desde hace cuestión de un mes o en su defecto se debe más bien a estos cambios de temperatura. Esto es un caos. Hoy sales en manga corta y vuelves a casa pasando un frío de aúpa, o radicalmente al contrario, sales hasta con orejeras y ya no es que te sobre la ropa, sino que hasta te molesta tu propia piel.

Pero estos cambios, o más bien esta inestabilidad climatológica, además de producir ciertos síntomas físicos, también repercute de una manera u otra en nuestro ánimo. Hay estudios que lo demuestran, y hay personas que (como yo) podemos corroborar tal hecho.

Porque yo ya llevo unos días con el ánimo un tanto bajo la cuerda floja. Y al no haberme pasado nada directamente importante, lo asocio consecuentemente a esta circunstacia, quizá también tenga algo que ver con el hecho de que en cuestión de unos días tenga una revisión médica importante, no lo sé, pero a veces el subconsciente nos domina. Me siento débil. Me siento desganada. Me siento miedosa. Nerviosa. Impaciente. Loca. Cansada. Sola. Tonta. Incluso a veces inútil. Estoy llena de un vacío que  sencillamente es capaz de producir una especie de eco horrible, que para más colmo, pienso o creo que tan sólo escucho yo. Y claro, pensando y pensando... Podemos tomarnos la temperatura temporal cuando y como queramos, lo mismo ocurre con la atmosférica (y en ambos casos obtener resultados más que precisos), sin embargo... ¿Cómo podemos medir nuestra temperatura anímica?

Está claro que al menos a día de hoy es totalmente imposible. Y tampoco van a sacar al mercado mañana mismo un artilugio que lo consiga. Así que en días malos o raros como éstos, lo único que podemos hacer es (si no intentar sonreír durante las 24 horas), hacerlo por instantes (que no es poco).

Porque siempre hay alguien que descuelga el teléfono para hacerte una llamada, enviarte un WhatsApp o un sms sin razón alguna en un momento inesperado. Porque siempre hay una canción en la radio que te recuerda momentos buenos y a su vez te anima a crear nuevas vivencias. Porque siempre aparece alguna escena en alguna peli  o serie que te hace seguir creyendo en el amor. Porque siempre hay algún que otro spot ingenioso que te hace soltar una carcajada. Porque siempre hay una buena noticia (ya sea de familia, de amigos, etc) que aunque no tenga nada que ver contigo te alegra infinitamente. Porque la sonrisa de un niño, sus avances, sus provocaciones te despiertan admiración.

Y bueno, a su vez, porque pese a mi "malestar" estoy intentando durante estos días hacer compañía a una personita que por circunstancias de la vida está ahora mismo convaleciente, un "traspie" (literalmente hablando) y un lenguaje raro, donde pone exclamaciones al final de todas las frases (absolutamente en todas!) y pasa absolutamente del uso de las interrogaciones, siento una compañía recíproca, porque yo también necesito de esa acompañía...

Así que, tras todo este interminable post, llego a la conclusión de que la temperatura anímica es imposible de medir, pero reltivamente fácil de llevar siempre y cuando una se lo proponga.

Y puestas a imaginar... ¿ A qué temperatura creéis que está vuestro ánimo?

¡Feliz martes!








jueves, 1 de noviembre de 2012

Halloween y más...

Hola. Soy Amni Landia presidenta de esta nuestra comunidad. ¡Qué follón! Como lo leeís, ayer en junta ordinaria de propietarios de mi finca fui nombrada presidenta. No es que me eligiesen, sencillamente es que siguiendo el orden establecido me tocaba, asi que no puedo escaquearme. Y para más inri, hoy mismo ya me he encontrado en el buzón un papelito de correos para que acuda a las oficinas a recoger una notificación. Creo que me espera una larga e "interesantísima" legislatura. ¡Oye! ¿Y esto valdrá para añadirlo a mi currículum? :p

Por otro lado, el proyecto en el que estaba trabajando ya ha sido finiquitado y enviado para su correspondiente evaluación. A finales de diciembre se hará pública la resolución, así que ahora toca esperar.

Hoy ha tocado cena-fiestecilla de Halloween. Bueno, en verdad eso de "Halloween" ha sido una simple excusa para juntarnos las amigas. Ya os comenté en un post anterior que llevaba un tiempo dando negativas a cada una de sus propuestas de quedada por su parte, que el día que me animé yo, me tocó ser a mí la plantada, pero hoy, hoy al fin nos hemos juntado todas en una velada muy buena.

Mañana es el "Día de todos los Santos", donde por regla general la gente acude a los cementerios a entregar flores, rezos o simplemente visitar a sus difuntos. Yo los tengo demasiado lejos, pero los llevo a todos y cada uno de ellos en este corazoncito (que aunque a veces parezca una patata), es fiel y jamás se olvida de las personas que han dejado huella en él. Estén donde estén.

Y bueno, en fin...mañana también estrenamos mes: ya noviembre!!! Y acabo de recordar una peli fabulosa (Dulce Noviembre) de la cual os dejo un precioso vídeo sobre ella, y... ¿Por qué no? Voy a lanzar la mejor frase de toda la película a la blogosfera:

"¿Quieres ser mi noviembre?" Si alguna se anima ya sabe dónde encontrarme ;)



miércoles, 31 de octubre de 2012

Gran susto!

Hoy ha sido un día malo, pero a su vez un día productivo. Supongo que tal y como suele decirse, hasta de las cosas malas se pueden sacar cosas buenas.

Hoy probablemente el pilar más importante de mi vida nos ha dado un pequeño "susto", que por suerte, al fin y al cabo ha quedado sólo en eso: un simple susto.

Pero lo cierto es que "acontecimientos inesperados" como éste, nos hace reflexionar. Incluso, a personas afortunadas (familiarmente hablando) como creo que es mi caso, nos recuerda la sensación del miedo, esa que olvidamos cuando todo está bien, y que sin embargo, tiene el poder suficiente para aparecer en cualquier momento, lugar y sin aviso previo.

No sé... es complejo. Sentir y ver cómo ese pilar tan hermoso, tan firme, tan fuerte... Ese pilar que se ocupa de darte una palmadita en la espalda cuando haces algo bien pero que a su vez seca tus lágrimas cuando haces o te pasa algo malo. Ese pilar que te sonríe cada día (aunque interiormente por cosas suyas esté triste), ese pilar que te apoya aunque a veces no te entienda, que te dice lo guapa que eres constantemente aunque seas el monstruo más feo del mundo mundial, ese pilar que pese a tus pocas expresiones emotivas se expone a que se le engarroten las manos (cuando a mí me plazca) acariciándome los brazos o dándome un masaje relajante en los hombros durante horas o que te haga tu comida favorita cuando se lo pido, o que te da dinero, sin préstamo alguno cuando las cosas andan jodidas, un día cualquiera, unas horas, un instante... se debilite.

Sí, resulta un tanto raro hacer un cambio de "roles", sacar todo lo que me ha enseñado durante años protegiénome, para que sea yo quien la proteja, a mi madre, mi  MADRE. Es curioso cómo sin más te conviertes en una persona valiente sin tan siquiera saber que poseías ese grado de valentía.

Ha sido realmente duro verla tan débil, tan ausente, tan temblorosa, tan indefensa, con ese malestar, tan seria, tan acobardada, sin palabras, sin gestos.

Por suerte como os indicaba al principio del post, en teoría, todo ha quedado en un simple susto.

Ojalá siga así puesto que me hace muchísima falta (aunque no se lo suela demostrar).

Y sin más, me despido con una canción que me canta a menudo (mientras yo la interrumpo diciendo que es una cansina o cosas similares). Y es que, aunque no te lo sepa decir... ¡me encanta!

Te quiero mami.











martes, 30 de octubre de 2012

Momento... MOMENTAZO!

Viernes por la tarde. Mi "amor platónico" acude a mi casa a las 16.00 horas con la intención de avanzar en el proyecto en el que estamos metidas junto a otro amigo que no pudo venir. Imaginaos, las dos solas frente al portátil, una sentada al lado de la otra, compartiendo ideas, enlazando miradas, sintiendo ese contacto físico inevitable: un roce de manos, una caricia en la espalda a modo de (¡genial ocurrencia!), una sonrisa cómplice, el nacimiento de debates interesantísimos. Un momento nuestro...

Un "nuestro momento" amenizado por el sencillo sonido relajante de mi humificador - ambientador y alimentado de gominolas de frutas para endulzar (más si cabe el ambiente).

Un isntante de ensueño.

Una armonía perfecta.

Y sin embargo...

Conforme el tiempo avanza durante la tarde, empiezo a notar cierta incomodidad física por su parte. Incomodidad en el senttido de "¡ufff, no sé de qué postura ponerme!, "a ver así", "a ver asá", "pues va a ser que no"...

Y de repente, sin más, se levanta y me dice lo siguiente: "voy a cogerte un cojín del sofá para ponerlo en la silla, es que tengo muchas molestias, tengo... tengo ALMORRANAS!". Jajajaja.

Momento idílico absolutamente roto. Tan, tan roto que incluso del estruendo de tal absoluta "sinceridad", (quizá un tanto de vulgar sinceridad), la pantalla del ordenador se hizo trizas como en la foto (bueno, esto es broma, jejeje).

Soy consciente de que no es algo vulgar, sino algo que nos puede pasar a todas, pero a veces, hablar tan claramente de estas cosas "a priori" me produce cierta NO naturalidad, sin embargo luego me río de todo. Y finalmente eso hicimos.

Nos reímos, comentamos el tema más profundamente y seguimos trabajando como dos muy buenas amigas que somos. Porque (aclaro), que la considere mi "amor platónico", ella tiene su vida hecha en Barcelona con su novio y yo una vida que crear (y sé de sobra que no es con ella).

El principio del post era por crear un poco de expectación, jejeje.

En cualquier caso la pregunta es la siguiente: ¿alguna vez os ha pasado algo por el estilo? ¡Contadme! ¡Contadme!

¡Feliz ya "iniciado" inicio de semana!



viernes, 26 de octubre de 2012

Cinefórum

¡Hola blogueras!

Llevo unos días de ajetreo total, y es que cuando una está en paro, sin hacer nada y se junta con dos personas en la misma situación (mi gran amigo "P" y mi "amor platónico" en este caso), entras en un bucle de (quiero pensar), locura transitoria.

Así que ahí estamos los tres mosqueteros. Inmersos de repente en un proyecto idílicamente interesante, pero (pienso) realmente imposible  de conseguir. No obstante, hay que intentarlo.

Por otro lado, con respecto a mi post sobre la peli "Carmina o revienta" y demás, se ha establecido cierto debate con algunas blogueras que sería interesante plasmar aquí.

En primer lugar decir que, lo de la piratería de películas a pesar de que me parezca una traición (en este caso al cine español) a veces es imposible controlar. Por supuesto yo tengo más de un film o bien bajado de Internet o bien copiado. La realidad es así. Y es que no estamos en una buena época. Soy mujer de ir al cine, pero ahora mismo ni tengo dinero, ni tengo la acompañante ideal. ¿Comprar un DVD? Pues antes de hacerlo suelo ver la peli (pirateada) y si me gusta, si me gusta mucho, tarde o temprano el original siempre termina en mis manos.

Es lo que hay. Intento al menos alquilar en la medida de lo posible, pero... ¡Mala época amigas! El cine español necesita dinero para seguir creando, pero yo necesito dinero para seguir viviendo. No hay más.

Y bueno, mientras tanto os dejo dos pelis algo "viejunas" pero sorprendentes:

1. "El Espíritu de la Colmena", de Víctor Erice y del año 1973.
2. " El Verdugo", de Luis García Berlanga y del año 1963. La foto que he puesto hace referencia a esta peli, precisamente a una secuencia del film donde hay una escena que técnicamente me fascina por su admirable recurso de profundidad de campo. ¡Los pelos de punta!

¿Las habéis visto? ¿Queréis aconsejar algún buen título?

¡Feliz YA viernes!





lunes, 22 de octubre de 2012

Amor platónico

Creo que nunca os he hablado (al menos concretamente de ella). Al menos creo que no lo he hecho en este blog, quizá sí en el anterior.

La conocí a los 18 años por casualidad en un viaje de "amigos". Por aquél entonces, yo todavía no sabía quién era realmente yo, qué quería, qué necesitaba, qué deseaba, qué me llenaba... Y la verdad es que fue su intromisión en mi vida lo que me aclaró las dudas. Destino, casualidad... llamadlo como queráis.

La cuestión es que en unos días me enamoré de ella durante la estancia de ese viaje como jamás me había enamorado de nadie. Congeniamos a la perfección y a partir de ese momento nos convertimos en las mejores amigas del mundo.

Sin embargo, ella hetero y yo sin terminar muy bien de comprender lo que me estaba pasando (era la primera vez que sentía algo así, tan fuerte, y tan intenso por otra chica), mantuve mis sentmientos escondidos tras un sepulcro silencio de principio a fin.

Aún recuerdo sus sms y sus cartas (con sobre y sello) cuando se marchó a pasar el verano a Irlanda. Jamás se me olvidará como aquél chico la cautivó en cuestión de días (que más tarde sólo consiguió hacerla sufirir mucho, muchísimo). Todavía siento ese abrazo de vuelta a España. Nuestras risas. Nuestras miradas. Nuestra complicidad.

Y me dediqué a amarla en la más absoluta eí íntima oscuridad, y a ser su amiga (lo mejor que supe) a la luz del día.

Viví en "un imposible" durante muchísimo tiempo. Pero la vida me sorprendió. Y transcurrido año y pico de todo ésto, en unas cirncunstancias concretas, y sin saber muy bien cómo ni porqué, una noche, una noche cualquiera para todos, pero memorable para mí, compartiendo cama, ella intentó besarme...

Imbécil de mí, giré la cara (en lugar de pensar en mí, se me ocurrió pensar en ella, en que tenía novio, a pesar de que en ese momento no estuviese presente...). Jamás me he arrepentido de algo tanto como de esta negación por mi parte.

Y bueno, el eco de sus últimas palabras tras este hecho quedarán por siempre en mi mente y mi corazón ("No sé qué me pasa contigo tía"). Y el eco se quedó ahí porque jamás hablamos de ésto.

A pesar de sus idas y venidad fundamentalmente a ciudades españolas por cuestiones de trabajo, de sus rolletes, de los míos, de sus novios, de mis novias... seguimos manteniendo esa amistad.

Y sin ir más lejos el viernes por la noche cenamos en casa de mi amigo "P" y su novia "C". La idea era jugar luego al Carcassonne, sin embargo, nos pusimos algo borrachines y terminamos jugando a la Wii, al Wii Party, y bueno, ella y yo compartiendo el mismo sofá y sus risas, su acercamiento, el tocarme suavemente, el juntar su pierna junto a la mía, el apoyar su codo en mi rodilla... me hizo darme cuenta de que, aunque ya no la quiera (me refiero a amar, como amiga la querré siempre), esa especie de energía que hay entre ambas sigue existiendo. Y aunque no pase nada entre nosotras (faltaría más que pasase pasados  más de 10 años), seguirá siendo mi amor platónico y yo, seguramente para ella... "una tensión sexual pendiente".

¡Feliz lunes!

jueves, 18 de octubre de 2012

Impresiones culturales

Dando un giro de 360 grados con respecto a mi último post (sólo reconocer que sigue pendiente esa quedada con mis amigas), hoy quiero cambiar de tercio y comentar ciertas impresiones relacionadas con el concepto de cultura, arte y sus cosechas. En concreto de dos.

Por un lado, hace ya unas cuantas noches acudí a mi videoclub favorito, un videoclub que no forma parte de ninguna franquicia, un videoclub de barrio, pequeño, pequeñísimo, en donde seguramente NO tengan tantas pelis como en unos de esos pedazos de videoclubs de "renombre", donde te pierdes por los pasillos. Mi videoclub... donde no tienen pipas, ni refrescos, ni palomitas, ni caramelos, pero al fin y al cabo un videoclub que regenta gente que sabe, que sabe de verdad, que te pueden aconsejar perfectamente, incluso debatir, porque aman verdaderamente el cine y se nota.

Así que como buena seguidora del cine español, cuando ví en la estantería la peli de "Carmina o revienta" de Paco León, no pude resistirme. Me encanta la serie "Aída" en general y adoro "al Luisma" en particular. Y como sólo lo conocía como actor, quise indagar más y ver cómo afrontaba el papel de director y guionista. Antes de verla, me froté las manos y deseé que no me defraudase, y la verdad es que no me defraudó.

Un film corto (unos 71 minutos creo), con actores y actrices de "a pie", donde probablemente el hilo narrativo resulta un tanto absurdo, donde la técnica obviamente es sencillísima por no decir precaria, pero sin embargo con un guión estupendo, repleto de frases absolutamente geniales, sacadas de un vulgarismo "cachondísimo" ante el cual es imposible ya no sonreír, sino soltar más de una carcajada. Al fin y al cabo, una peli ideal para disfrutar en un momento donde los ánimos estén a ras del suelo.

Por otro lado, esta tarde-noche he acudido a la entrega de premios y a su vez inauguración de una exposición fotográfica, donde a través de un concurso, un amigo mío, (probablemente el mejor amigo que tenga), ha sido premiado con el segundo premio gracias a una colección maravillosa. La verdad es que este tío es un crack con respecto a la imagen, ya sea fija o en movimiento, es igual, es el "puto amo".

Así que yo, con mi súper cámara en mano, paradójicamente he hecho de fotógrafa en un acto sobre fotografía, jejeje. Pero ha merecido totalmente la pena. Verlo recoger su "trofeo" y su dinero (jejeje) entre los aplausos de los asistentes, con esa cara de felicidad... no tiene precio. Después un vinito de honor con su correspondiente catering por parte del ayuntamiento y un poco de charla que no ha tenido desperdicio. 

En definitiva, deberíamos ver más cine, acudir a más exposiciones, leer más y mejor, escribir aunque sea con faltas de ortografía, escuchar más música clásica y menos Bustamante, etcétera, etcétera, etcétera.

(Lo malo es que por una cosa u otra no siempre se puede).

Ya estamos más allá de la mitad de semana, así que ánimo que el finde está en la misma esquina ;)













sábado, 13 de octubre de 2012

Mi "subcaos"


A veces, somos simples garabatos inmersos en un mundo de complejidad extrema

Hoy había hecho el "esfuerzo" de intentar quedar con mis chicas, mis amigas de toda la vida. Y digo "esfuerzo" porque realmente no me apetecía salir, lo que realmente me pedía el cuerpo era tumbarme en mi sofá, poner de fondo cualquier peli o programa y meterme debajo de la mantita para estar lo más íntimamente cerca de mí misma posible. (Supongo que mi estado menstrual tendrá mucho que ver con ésto).

Pero es que además llevo unos días preocupada. Y es que, después de lo acontecido con "la amiga", ya han intentado quedar conmigo en más de una ocasión, y siempre he rechazado cualquier propuesta. Por un lado, pienso que me conocen de sobra, y que son conscientes de que cuando me ocurre algo malo me encierro en mí misma a cal y canto. Pero por otro, me ha dado por pensar también en si llegará el día en que se cansen de mí, de mi actitud, y la verdad, no me gustaría perderlas.

Así que me he empeñado en organizar una quedada para salir a cenar de tapeo, pero me he encotrado con lo siguiente: una tenía cena de parejitas, otra había estado todo el día de bautizo y estaba rebentada, y otras dos que en principio me han dicho que sí, que se apuntaban al plan, pero una vez duchada yo y casi arreglada han "desquedado" pues una de ellas estaba de "movida" con el novio.

Así que aquí estoy, frente a la triste pantalla de mi ordenador, con Carmina Burana de fondo y una extraña sensación. No sé si sería la definición más adecuada o no, pero me siento plantada. Y al sentirme plantada, me siento egoísta también, pues no considero estar en la mejor posición como para quejarme, puesto que la mayoría de veces soy yo quien las deja plantada a ellas.

En fin. Si el mundo de por sí ya es un caos, no sé cómo me las ingenio para encima ser capaz de crearme mi propio "subcaos". Empiezo a pensar que tengo ciertos dones dramáticos que utilizo para dramatizar lo indramatizado, o paradójicamente, indramatizar lo dramáticamente dramático...

Y eso que tan sólo soy un garabato más, o quizá un garabato menos.

¡Feliz (lo que queda de) fin de semana!











domingo, 7 de octubre de 2012

¡Así fue y así os lo he contado!

Hoy que parece ser que me encuentro con algo más de fuerzas, voy a intentar hacer un pequeño resumen de lo sucedido con la pequeña "Erizo" y así dar una contextualización para toda aquella que me lea.

Después de aquella noche de lunes que pasamos en mi casa, y de un martes donde celebramos nuestro primer y último "meseario" acompañando a la amiga a urgencias por un maldito orzuelo, la semana siguió su curso normal. Ella trabajando y yo con mis cosas. Llegó el sábado y regresó como ya era habitual. Salimos a cenar y a tomar una copa las dos solas en plan tranqui y volvimos pronto a casa ya que al día siguiente, el domingo, nos tocaba madrugar pues habíamos quedado con mis ex compis de uni para pasar el día en el campo. En la cama y con la oscuridad de la noche no faltaron los mimos. Dormimos y despertamos entrelazadas, como siempre.

Bien temprano, aprovechamos para desayunar en una buena cafetería con la excusa de comprar unos pastelitos para después de la comida (que por cierto, se derritieron y resultó ser todo un desastre). Cuando nos encontramos con mis compis, fue el turno de las presentaciones, y después sencillamente el día surgió de una manera muy buena todos juntos.

La verdad es que se nos pasó el día bastante rápido, así que la amiga estaba cogiendo el tren de vuelta a su casa bastante tarde. Ya sabéis que el campo como la playa cansan mucho, así que esa noche intercambiamos unos cuantos mensajes (en los que me decía que lo había pasado muy bien y que mis amigos eran muy majos), y bueno, sobre todo ella se acostó pronto que era quien al día siguiente trabajaba.

Aparentemente todo era normal, sin embargo... no me preguntéis porqué, pero aquella noche me quedé algo mosca, llamadlo intuición o como queráis, pero el caso es que sin razón alguna por algún motivo que desconozco pareciese como si me oliese algo.

Y no me equivoqué. Al día siguiente, en su descanso de mediodía me dejó por Whatsapp (olé! con un par de ovarios!). Me "argumentó" que le faltaba algo, la chispa... (si lo llego a saber hubiese estudiado el FP de electricidad en su momento!!!). Le dije que yo no había notado nada y que cómo es que no me había comentado nada en todo el finde, que había tenido tiempo de sobra, y su respuesta fue que no quería jorobarme el plan del domingo con mis amigos. (Perdonaaaaaa? Ahora sí que me has jodido llevando a una "novia" un día y decirles al siguiente que me has dejado!!!! Has conseguido que haga el más grande de los ridículos!!!Sólo eres una maldita cobarde).

En fin, el caso es que quedamos en que teníamos una conversación pendiente. ¿Vosotras la habéis tenido? Pues yo tampoco. Mucho "lo siento" y mucho "que mal me sabe", pero la Erizo (que decía pinchar por fuera y ser blandita por dentro) me ha clavado todas y cada una de sus púas. Ahora, ya anda intentando cazar otra presa, con la cual encima tengo dos amigas en común y que encima es hermana de una chica que conozco, así que me estoy empezando a plantear el hecho de empezar el mapa de la serie L-Word, por matar el tiempo y eso...

La verdad es que he llorado mucho, muchísimo estos días. Incluso llegué a hacerme un pequeño derrame en un ojo. Pero no os equivoquéis, no lloraba porque no pudiese seguir con ella, lloraba por lo mal que me ha tratado en cuanto al fin de esta historia. No me lo esperaba. Me ha decepcionado. Me ha hecho sentir como una auténtica mierda, como un clínex usado y tirado. Es que ni tan siquiera quedar conmigo para tener una charla viviendo sólo a 20 minutos...

Además, es muy bonito eso de "la belleza está en el interior", pero soy de las que piensan que el 90% de las personas que lo dicen luego realmente no actúan conforme a eso. Y la amiga es una de ellas. Porque por desgracia aún sigo recuperándome de una enfermedad que ha hecho estragos en mi físico, y sé que a ella, mi físico no le terminaba de convencer, supongo que por eso en todo este tiempo jamás tuvo ni al menos la pequeña iniciativa de presentarme a alguien de su entorno. Imagino que se avergonzaría. Lo que más siento es que fuese tan cobarde de no ser capaz de decírmelo.

En fin, que lo que iba a ser un resumen ha terminado siendo un capítulo de "El Quijote". Lo siento.

Y hoy me quedo con esta canción, sobre todo en la parte que dice:

..."You oughta know.
'Cause the joke that you laid in the bed
that was me and I'm not gonna fade"...

..."Tú debes saber.
Porque el chiste que dejaste en la cama,
era yo, y no voy a desvanecerme"...
 
 
 
 
¡Feliz inicio de semana a todas!

sábado, 29 de septiembre de 2012

Lo "bueno" dura poco

Hoy puedo hacer poco más que ser lo más clara y concisa posible. Y no me queda otra porque así es la realidad. Mi "relación" con la pequeña "Ericillo", hace aproximadamente una semana que finalizó. Al parecer "le faltaba algo" que presuntamente no sabe explicarme. Yo lo relaciono a mi físico, pero teniendo en cuenta que me lo dijo por whatsapp (muy valiente por su parte), la verdad es que me da un poco igual.

Así que todo se ha quedado en una historia de mes y poco, donde he perdido más que ganado (al menos dinero), y sí... he estado unos días pasándolo algo mal, pero más por la decepción que por amor, porque obviamente en ese tiempo no me ha dado tiempo a enamorarme. ¡Menos mal!

Y bueno, aunque mantenemos una relación (de momento) cordial, no implica que yo esté dolida.

El finde pasado me lo tomé para mí, para reflexionar y encontrarme conmigo misma. Pero éste, éste es para compartirlo con los que me quieren.

Feliz fin de semana a todas.

jueves, 13 de septiembre de 2012

Principios de cotidianeidad

El martes 11 de septiembre hice un mes con mi pequeña "Erizito". Sé que es poco tiempo. Pero sólo ambas sabemos la intensidad de estos días...

Mi chica vive en la capi (a 20 minutos de mí), pero es que encima es farmaceútica y trabaja en una farmacia de un pueblo no muy lejano al mío. Casualmente el martes en dicho pueblo era día festivo... ¡Qué casualidad! ¡En nuestro primer meseario!

Así que el lunes por la noche, la recogí. Esta vez, quisimos un plan tranqui, así que a la vuelta nos pasamos por el Mc Auto y nos vinimos a casa con unas hambuerguesas. Cenamos tranquilamente, y luego tocó sofá y peli, en este caso (desde mi juicio) una obra maestra: "Soñadores" de Bertolucci, una de mis pelis favoritas. Ella estaba rebentada después de un largo día de trabajo, pero aún así, se portó como una campeona y aguantó hasta el final (odio que la gente se me duerma a mitad de peli).

Después a la camita, y en lugar de hacer un poco de "cineforum" u otras cosas, nos dedicamos a contarnos historias personales la una a la otra. ¡Qué risa! ¡Qué maravilla!

Lo malo fue al día siguiente, el día de nuestro meseario. Yo pretendía que fuese un día romanticón para celebrar que hacíamos un mes juntas, pero... de buena mañana nos tuvimos que ir a urgencias. Y es que mi chica tiene delicadillos los ojos, y amaneció con un párpado súper hinchado.

Nos pasamos su tiempo allí, encima aprovechamos para saludar a una amiga mía que estaba allí esperando a que su padre fuese operado... En fin, un caos.

Pero después de eso pensé: "Una está para lo bueno  y para lo malo (como suele decirse en la bodas)", y no sé... el hecho de acompañarla al médico forma parte de nuestra relación. Y aunque sea algo aparentemente feo (a nadie le gusta ir al hospital), a su vez es algo muy bonito.

¡Y es que no todo va a ser romanticismo! Si lo fuera podría decir que estoy viviendo una peli de ciencia ficción, y sin embargo lo que estoy viviendo es una realidad, con sus cosas buenas y sus cosas malas, Y estoy feliz. Muy feliz. Porque es lo normal. Compartir las cosas cotidianas...

Imagino que os preguntaréis qué tiene que ver la imágen que he puesto con todo esto. Pues es muy sencillo, hasta hace poco, en mi baño han habido dos cepillos de dientes. Obviamente el mío, y al lado del mío el de mi última ex, al que he hecho "trizas", supongo que ya era hora después de más de dos años...

Ahora junto al mío está el de mi actual chica, y además de éste, empiezo a tener ropita suya por mi casa... imagino que eso es buena señal.

Sigo sin trabajo, pero he querido tomarme un par de semanitas para mí, para hacer cosas pendientes, pero a partir del lunes empezará la gran búsqueda. La cosa está mal pero mantengo una actitud optimista. A ver qué pasa. Ya os iré contando.