miércoles, 8 de mayo de 2013

ArteTerapia, fiesta sorpresa y the mother's day



El viernes por la noche estaba ansiosa. Ansiosa de que llegase el día siguiente, de que todo saliese bien, de poder aguantar el ritmo, de estar a la altura de las circunstancias.

Me levanté temprano. Me di una ducha rápida aunque relajante que me sentó súper bien ya que apenas pude conciliar el sueño por la noche. Desayuné. Me arreglé. Cogí ciertos bártulos y bajé a mi portal.

Allí me recogió la hermana de mi amor platónico. Fuimos directamente al local donde íbamos a dar la sorpresa situado en un pueblecito muy cercano. Allí nos pusimos manos a la obra. Globos, pancartas, ramo de papel, música, etc, ect, ect. Poco a poco fue llegando el resto de gente. Empezaron a cruzarse llamadas, que si la madre de mi amor platónico llamaba a la hermana, que si la tía llamaba a mi amor platónico, que si el novio de mi amor platónico llamaba a la tía... Así que en un momento dado pensé: esta se huele algo sí o sí.

Como ella venía a pasar unos días (de hecho regresó a la capital condal ayer mismo), para "desilusionarla" un poco, yo le había dicho que ya nos veríamos lunes o martes, que el finde estaría fuera haciendo un taller de ArteTerapia. Pues bien, cuando estábamos preparando todo recibo un whatssapp de mi amor platónico: "¿Cómo va la ArteTerapia? Espero que bien". Yo pensando tras ese mensaje aún más que algo se olía guardé la compostura y le contesté: "Genial. Mejor de lo que esperaba. Ahora hemos hecho una pausa para comer"....

Y fue justo después de ese mensaje cuando mi móvil empezó a echar fuego al recibir más de su novio: "vamos a salir para allá", "estamos entrando en el pueblo", "estamos buscando aparcamiento", "que vamos".

Esos momentos fueron de un nerviosismo total, unos de un lado a otro ultimando cosas y rápidamente todos a escondernos en el baño. Allí permanecimos al menos durante 10 minutos (no sé qué narices hacían, jeje), pero cuando ya los escuchamos, contamos tres y... ¡SORPRESAAAAA!!!!

La cara de mi amor platónico era todo un poema, de esos sin rima, sin métrica. Y al verme a mí me dijo: "¡Cabrona! ¿Tú no estabas en un taller de ArteTerapia?", a lo que respondí: "¿Te parece poca ArteTerapia todo este tinglao que te hemos montado?" (señalando pancartas y demás adornos).

Rápidamente nos fundimos en uno de nuestros abrazos. De esos cálidos, de esos a los que ya tenemos tomada la medida justa, de esos cómplices. Fue una emoción sentirla de nuevo tan cerca, sana y salva pese a lo que le había ocurrido por tierras ecuatorianas.

¡No sospechaba absolutamente nada! ¡Toma ya! 

Y tras la bienvenida comenzó la fiesta. Cervecita, sangría, vinito, patatitas bravas, calamares y una paella exquisita (foto arriba). Música. Risas. Anécdotas...

Cuando nos cansamos de estar allí, con cierto nivel de alcohol ya en el cuerpo decidimos trasladarnos a la terracita de la hermana de mi amor platónico. Pero antes nos pasamos por Consum para comprar los ingredientes necesarios y hacer mojitos. Y allí continuamos la fiesta hasta el anochecer. 

Llegué a casa como si un camión hubiese pasado por encima mía. Pero me estimuló el hecho de que mi amor platónico me mandó un mensaje en plan que si soy la mejor amiga que se puede tener, que si se ha llevado un sorpresón, que si me quiere mucho.... Así que terminé agotada pero satisfecha. La verdad es que lo pasamos muy bien. Y ella se merecía desconectar y sentirse arropada.

Al día siguiente(domingo), vuelta a lo mismo, levántate, dúchate, desayuna, arréglate y vete a felicitar y a pasar el día con la mujer de tu vida: mi madre.

Lo cierto es que no estaba 100% descansada del día anterior, pero mi madre se merecía también que yo estuviese entregada en cuerpo y alma. Paseamos por el club naútico, disfrutando de ese olor a mar, de esa brisa primaveral, del sol y después terminamos comiendo en el restaurante de allí. Tuvimos la suerte de que mi sobrina estaba muy animada y nos hizo todo el repertorio de cosas que ya va aprendiendo a hacer. Te descojonas con ella. Por ejemplo, ve un tenedor y lo coge e intenta atusarse el pelo creyendo que se trata de un peine, a la hora de limpiarse la boca, en lugar de mover la servilleta, ella deja quieta la misma y lo que hace es mover la cabeza de manera rápida y constante restregando el morro. Jajajaja. En fin. Una pasada. 

Lo que más le gusta a mi madre en esta vida son la ropa, los zapatos, los bolsos y los complementos, es una coqueta (que no croqueta) nata. Así que esta vez le tocó de regalitos ropa, y oye, que además de gustarle dimos con su talla. Todo perfecto. Mejor imposible.

Así que así fue el finde. Un buen finde. Y ahora a mitad de semana ya vamos concretando cosillas para el que viene :p














19 comentarios:

  1. A mi en mi cumple me dan comida para que adivine que es (como pienso para perros) prefiero este tipo de fiestas xD La verdad es que os lo habéis currado mucho y lo de tu sobrina, para verla!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí una vez me estamparon un plato lleno de merengue en la cara por mi cumpleaños, bueno, me lo estampó mi santa madre, cuando me deshice del plato, la gente se estaba descojonando de mí, yo sin embargo no sabía si reír o llorar, así que se me ocurrió pegar lenguetazo a mi cara y.... ¡mi madre encima de graciosa ahorrativa! ¡No le había echado azúcar! ¡Aquello estaba más que asqueroso! Jajajaja.

      A ver si algún día alguien me da a mí una sorpresa así, jejeje.

      Besos!

      Eliminar
  2. En vista del éxito, me voy a tener que apuntar también a una sesión de Arte Terapia.
    Me voy ahora mismo a comprar las cervezas.
    Y los globos.
    Gracias por tus sabios consejos, jajajaja.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Has visto que sabia?

      No has dicho nada de la paella, eso es que sigues prefiriendo que te invite a un cordero :p

      Un beso amigo Merlin.

      Eliminar
    2. Por cierto...

      ¡Te podríamos haber contratado como mago!

      ¡Qué fallo!

      Eliminar
    3. Pues es verdad. No te he dicho nada de la paella.
      Será porque la sola impresión de verla me deja sin palabras.
      La paella es mi plato favorito, después del cordero, jajaja.

      Eliminar
    4. La paella también es mi plato favorito :)

      Eliminar
  3. Que bien suena todoooo, y que pinta tiene esa paellita!!!

    Eres toda una curranta en las sorpresass!!!.... ya si tengo que dar alguna te pido consejo!!.... vale?

    Besos de arroz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No soy una especialista en dar sorpresas, pero algo he aprendido sí...

      Y sobre la paella, cuando gustes te invito a una...

      Un beso desde el mar.

      Eliminar
  4. OOOOHHHH!!!! Que buen recibimiento le disteis a "tu amor platónico", y vaya reencuentro. Veo que tienes fuerzas para todo lo que te propongas ;)

    Se me ha hecho la boca agua con la foto de la paella, sobretodo con el torraito (hace mucho que no como una paella valenciana) XD XD

    Ya nos contarás que tal se presenta este fin de semana.
    Yo estoy descansando XD XD ayer hice el temible examen y ahora me queda esperar el resultado (que veo difícil el aprobar pero espero tener suerte)

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga True!

      Sí, fue genial y tengo fuerzas (pero hasta que se acaban) a todos se nos terminan las pilas de vez en cuando...

      Joé! Ya te digo! La gente se mata por el torraíco de la paella, la verdad es que está de muerte. También quedas invitada a una cuando quieras :)

      ¿De qué era ese examen? Me he perdido. ¡Cuenta! ¡Cuenta!

      Otro abrazote!!!

      Eliminar
  5. Amiga amni, yo hubiese llorado con tal recibimiento, es muy lindo saber que la gente te aprecia de tal manera, lo narraste tan divertido que me sentí ahi mismo, amo los mojitos.
    Acá el día de la madre es mañana o sea el 10, un día familiar y espero pasarmela muy bien con la señora... Que bien que tengas ese espiritu de dar todo de ti aunque te agotes, desde aca huelo a una mujer noble.
    Te envio un abrazo no de las madres, de las mamacitas... Agregale un tonito picante ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Bull;

      Yo también creo que hubiese llorado. En seguida se me escapan las lágrimas.

      Y sí, tendré muchosssssss defectos, pero... noble soy.

      Espero que hayas pasado un día de la madre maravilloso. Cuéntame qué habéis hecho.

      ¿Un abrazo con tonito picante? Suena bien! Me lo quedo!!! :p

      Eliminar
    2. Me gustan las lloronas porque se me da eso de abrazarlas, es una ternura yo creo que es fortaleza, saber mostrar tus sentimientos.
      Lo pasé bien, cena, regalitos y feliz con mi mami y abuelita, dos cervezas y parale, todo ambiente familiar.
      Mas te valia quedartelo o iba doble para esta ocasión.

      Eliminar
  6. Vaya 2 dias!!! Me alegro que te lo hayas pasado tan genial, la paella tiene una pinta estupendísima me está dando hambre y todo!
    Tu sobri tiene que ser una pechá de reir, para verla jajaja
    Besazos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo Tomate. Dos días geniales.

      Mi sobri es la mejor (pero claro, qué va a decir su tía? jejeje). No, ahora hablando en serio es que está en una edad en la que hacen cosas muy muy graciosas.

      Besotes!

      Eliminar
  7. Hasta una servidora ha terminado cansada del trajín...Pero muy bonito lo de tus dos amores...
    ¡¡quén envidiaaaaaaaaaaa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Cansada, eh?

      ¿Envidia por qué?

      Eliminar
  8. valla pinta mas rica tiene esa paella.
    me alegro q todo tu finde haya salido tan bien, y me alegra saber q tu amor platonico llegara sana y salva, no la dejes irse de nuevo tannnnn lejos

    un abrazo, y sigo poniendome al dia, q no pensaba yo q habia tardado tanto, como pasan de rapido los dias, madre mia

    ResponderEliminar